En nuestro jardín sabemos que la primera infancia es un periodo clave en la historia de cada niño, es la etapa donde se construyen las bases del desarrollo cognitivo, emocional y social, es por eso que ofrecemos un ambiente escolar que favorece el desarrollo personal de los niños, en el que reciben apoyo y solidaridad por parte de docentes y pares, donde se vive el respeto por las diferencias y el aprendizaje se da desde una experiencia significativa y útil, generándose un clima escolar positivo que se vincula con la alegría de vivir.

Buscamos propiciar experiencias de aprendizajes significativas, donde los alumnos durante el proceso de adquisición del conocimiento, se apropian de valores y actitudes basadas en la cooperación y la responsabilidad, tanto hacia sí mismos como hacia los demás.

Proponemos actividades pedagógicas, planificadas por docentes especializados en el nivel, donde el juego tiene un rol central, y se propone:

-Favorecer el desarrollo de capacidades de comunicación y expresión;

-Ofrecer oportunidades de desarrollo de la capacidad creativa, el placer por explorar y conocer: observar fenómenos naturales, preguntar, predecir, comparar, experimentar, registrar, buscar información y elaborar explicaciones sobre diferentes procesos. Desarrollen la sensibilidad, la iniciativa, la imaginación y la creatividad para expresarse a través del arte.

Mejoren sus habilidades de coordinación, control, manipulación y movimiento en actividades de juego libre, organizado y de ejercicio físico.

-Vivenciar la capacidad para resolver problemas.

-Gestionen sus emociones.

Nuestro modelo educativo está centrado siempre en los intereses del niño y en sus procesos cognitivos, afectivos y psicomotrices. Se integra en la tarea educativa a los adultos responsables de cada niño, propiciando una comunicación fluida, diálogos constructivos respeto mutuo en la búsqueda de criterios compartidos para la crianza y la tarea escolar.

Los programas se trabajan y adaptan a los avances y a los ritmos de las necesidades diarias de los niños.

El medio formativo, esencial y distintivo del colegio es la atención personalizada.

En el centro de nuestra metodología pedagógica, está la persona humana, creada por Dios a su imagen y semejanza